jueves, junio 22, 2006

La nueva ley de propiedad intelectual.

Se ha aprobado la nueva ley de propiedad intelectual que ha logrado la carambola de poner de acuerdo a los dos grandes partidos (y también algunos pequeños) pero no dejar satisfecha a nadie.

Realmente no sé que mecanismo mental se puede seguir para justificar que mi lápiz de memoria tiene que pagar a Imanol Arias por si acaso grabo en él una de sus películas o que si pago por un CD legal además tenga que pagar si lo meto en mi reproductor MP3.

Que gran parte de esa pasta gansa la gestione la SGAE es algo que me irrita profundamente, es decir, no puedo soportar la idea de mantener a unos tipos que se creen los dueños de cualquier manifestación cultural.

Además, no me dan absolutamente ninguna oportunidad de objetar de esa recaudación, ya que al gravar con el canon cualquier 'soporte idóneo' para grabar y reproducir archivos no me dan la oportunidad de no usar nada que pueda financiarlos.

En la declaración de la renta si no quiero que mi dinero financie a la iglesia, lo marco con una cruz, exijo una cruz para que mi dinero no financie a la SGAE, que se lo den a quien quieran, pero nunca a una organización que desde mi punto de vista mantiene una actitud intolerante, obtusa, obsoleta, autoritaria, abusiva, repugnante, estúpida, macarra...

    3 comentarios:

    Carlos dijo...

    ¿No sería una opción razonable la de recurrir a la piratería más reaccionaria, ya que no nos han dejado otra opción?

    raúl solera dijo...

    No seré yo el que, tal y como están las cosas, justifiqe públicamente la piratería, sin embargo sí que creo que la actitud de la SGAE es para muchos una invitación a la rebeldía (antes romántica y ahora cibernética)

    Pablo Solera dijo...

    Pensaba que te habías lanzado al
    google-bombing!

    Sin comentarios por otra parte, me indigno.