domingo, agosto 20, 2006

¡Dios mío, está lleno de hormigas!

Ayer volvimos de vacaciones después de 29 días de descanso. Creo que nunca había pasado tanto tiempo sin que ninguna persona humana pasara por mi casa así que m y yo abrimos la puerto con un rictus de intranquilidad.

En general la casa estaba como la dejamos solo que ocupada por unas miles de hormigas que habían abierto una vía Apia entre la cocina y el baño. Que al tamaño de las hormigas y dada la longitud de mi pasillo es como si nos juntamos unos colegas y nos vamos de Mérida a Fuenlabrada uno detrás de otro y volvemos.


Tras unos momentos de debilidad hemos conseguido dominar la situación (debo reconocer que m se ha revelado como una excelente hormiguicida) así que os daré uno consejos para acabar con una plaga de hormigas en vuestro piso:

  1. Insecticida. Asegúrate de que también mata hormigas porque no todos lo hacen. Básicamente lo reconocerás por el precio, es jodidamente más caro matar hormigas que matar mosquitos.
  2. Paciencia. No te creas que es pulverizar y cantar. Una vez pulverizadas deberás barrer miles de cadáveres y fregar el suelo porque los mata hormigas son tremendamente grasos.
  3. Aprende a convivir con ellas. En un día no puedes matarlas a todas. Nunca sabrás en que remotas montañas o lejanos desiertos se pueden ocultar las hormigas, durante unos días reaparecerán así que acostúmbrate a compartir la casa con ellas durante unos días.
En fin quitando las hormigas, por fin vuelvo al trabajo, ya sabéis que los psicólogos aconsejan concentrase en mensajes positivos (mejor volver al trabajo que terminar las vacaciones). Seguiremos en contacto.

1 comentario:

Carlos dijo...

Vaya problemón volver a casa y encontrarte una plaga de hormigas en tu casa, si tienes suerte tal vez sólo se hubieran colado.

Pero creeme son muy persistentes y si hiceron tuneles por debajo de tu suelo volverán a salir.

Tal vez deberías consultar a un profesional.

Un saludo y espero no vuelvan a aparecerte las dichosas hormigas.