jueves, enero 12, 2006

Por si acaso eres un pirata.

Enrique Dans, Microsiervos y Refugio Antiáereo hablan de la tormenta que ha producido al comercialización de CDs que incorporan el sistema DRM.

Básicamente el DRM es un sistema anticopia que la discográfica incluye en el CD que te vende por si acaso tus intenciones son impías. Este sistema, como daño colateral, puede impedir y de hecho impide que el CD pueda ser reproducido en múltiples aparatos. En Pixel y Dixel han copiado una lista de posibles restricciones:

Este CD ha sido fabricado para su uso en reproductores normales de CD, pero podría no funcionar en los siguientes reproductores:
  • Algunos reproductores de CD con la capacidad de crear MP3 (como reproductores portátiles o de coche).
  • Algunos reproductores de CD con opciones CD-R o CD/RW (como reproductores portátiles o de coche).
  • Algunos reproductores de CD de coche con GPS.
  • Algunos reproductores de CD de coche con capacidad de grabación en disco duro.
  • Algunos reproductores de CD-R/RW utilizados para música.
  • Algunos reproductores de CD portátiles.
  • Algunos reproductores de DVD
  • Algunos reproductores de CD
  • Algunas consolas de videojuegos.
  • Aunque puedes usar un programa de Windows para reproducir algunas pistas, eso no significa que el CD pueda reproducirse en todos los PCs.
  • La primera vez que el programa se utiliza (en Windows con un programa de arranque automático) se registra en un archivo de Windows. Así, los programas ya registrados no afectan a las operaciones de Windows.
  • El sistema operativo Windows usa los últimos archivos.
  • Este CD no soporta el software de Macintosh.
  • Excepto por defectos de fabricación, no aceptamos cambios en el producto o devoluciones.
Este "por si acaso" siempre me ha molestado, de hecho me irrita hablar de los cánones, de la SGAE y de todos estos que defienden sus derechos penalizando por si acaso al usuario.

El DRM me parece sencillamente tan inaceptable e injusto como tantos sistemas que tratan de perpetuar la vida de un sistema de comercialización que agoniza y que disparando a diestro y siniestro intenta alcanzar al enemigo que ya lo ha herido de muerte.

Pero las herramientas para revolvernos contra esta porsiacasización son cada más poderosas y no debemos dejar de utilizarlas. Ya está bien de ser victimas colaterales de la industria discográfica y sus amiguetes. Revuélvete como gato panza arriba, boicotea los discos con DRM. Tienes una lista en el Wiki de mis bienamados microsiervos.

    publicado en: Cultura

    5 comentarios:

    mastegas dijo...

    Una perla de mis documentos para la tesis: Information Goods Pricing and Copyright Enforcement: Welfare Analysis (recomiendo ir directos al punto 8, Conclusion).

    Y algunos se preguntarán de dónde sacan estos de la $ga€ las ideas...

    Gskinner dijo...

    ¡Valla! Bonita sensación leer el nombre de mi humilde blog al lado de esos dos gigantes,quizá debieran empezar a temblar...
    En cuanto a este tema, (interesante documento, mastegas) creo que estos son los últimos coletazos de un modelo de negocio en extinción, como comentaba en un post que ahora no recuerdo, pero que se resiste a morir e intenta llevarse a cunatos más mejor por el camino. Y de paso exprimir todo lo que quede por exprimir.
    No me resisto, el artículo era este.

    raúl solera dijo...

    Bueno, Gskinner, la verdad es que había leído sobre el tema en microsiervos antes que en tu blog pero hasta que no lo leí en el tuyo no me decidí a publicar algo, así que tenía que reconocerte el mérito.
    En cualquier caso, y eso mastegas lo sabe bien, no tengo muy claro hasta que punto el derecho del autor en este impass entre modelos de negocio está siendo perjudicado y por tanto debemos tener cuidado. Hoy es tarde pero prometo leer tu artículo.

    Gskinner dijo...

    El tema de los derechos de autor es complicado. Hay que cuidarlos mucho. Quitando a los grandes, que tienen capacidad de negociar, el resto de grupos (en el caso de la música) no reciben más del 2% del precio de CD, y difundirla por la red es una escelente manera de darse a conocer y de atraer más gente a los conciertos.
    Las grandes multinacionales pretenden aumentar el copyright de obras de hace más de 50 años para sacar beneficios y de esta forma bloquear el acceso universal a la obra.
    Pero lo importante es que bajarse una canción sin ánimo de lucro, es legal. Y moralmente no es malo, ya que si te gusta, acabarás comprándote el disco.

    mastegas dijo...

    Algo de razón tienes, gskinner.

    Yo acabo de comprar -vía tienda afiliada a Amazon- el último disco de Savage Circus (un grupo de ¿heavy? metal). Lo conocí por un enlace y dos canciones que tienen a disposición del público gratuitamente. Pero aún así, me lo bajé de internet. Y me gustó. Y me lo compré.

    De todas formas, eso no les da dinero, pero me alegro de dárselo a quien apostó por ellos. El círculo se cerrará cuando vengan a dar un concierto a Madrid y te aseguro que, si puedo, iré para cerrarlo y que verdaderamente se ganen lo que creo que es justo (pese a que los conciertos vayan camino de convertirse en otro artículo de lujo).

    Incluso, si me entusiasman, compraré algo de mercadería suya (camisetas principalmente, supongo)